Cómo lo hacemos

Nuestra labor, nuestra ilusión.

Cómo lo hacemos

Cuando recibes un vivero Bosqum estás ayudando al medio ambiente, luchando de manera directa contra el cambio climático, haciendo más bonito nuestro planeta y nuestro entorno, pero sobre todo estás recibiendo un regalo vivo muy especial que significa mucho más de lo que ves y al que puedes darle cuidado y cariño.

Cuando una persona recibe un vivero Bosqum y lo cuida, al cabo de 2 a 3 años, es cuando las semillas se han convertido en pequeños árboles que tienen tamaño de replantación, y se deben plantar en el suelo para que sigan creciendo

Si el propietario del vivero tiene sitio, puede plantarlo en su casa o terraza pero si no disponen de sitio y quiere, puede enviárnoslo a Bosqum y nosotros lo replantaremos con ayuda de niños de colegios de primaria a los que previamente les hemos explicado la manera de hacerlo y lo importante de esta labor, en bosques arrasados por las llamas y Bosqum a la vez, le enviará al propietario unas semillas de manera gratuita para que las plante en su vivero, (ya que solo nos envía el árbol) y así poder continuar el ciclo.

En cada época de la historia del ser humano, han existido inventos que nos han hecho evolucionar, cierto que no ha sucedido de manera lineal pero hemos ido evolucionando y si se estudian estos hitos, una persona se puede dar cuenta de que llegaron siempre precedidos de una necesidad.

La idea de Bosqum no es diferente en esto, aparece por que es necesario para poder seguir con nuestro sistema de vida y garantizar el futuro de nuestro planeta.

A lo largo de la historia del ser humano las tecnologí­as nos han ayudado mucho en el desarrollo. Desde que se utilizó la primera piedra para defenderse de un animal carnívoro hasta el descubrimiento del fuego, pasando por el habla, la escritura, los metales y a partir de ahí­, los llamados inventos modernos, realmente nos han facilitado la vida.

Pero anterior a cualquier de estos inventos, hubo el descubrimiento de un sentimiento sin el cual todos los demás no hubiesen servido de nada y es el sentimiento de la solidaridad.

Las personas aunque no lo parezca, por nuestra manera de comportarnos, habitualmente, estamos más dispuestos a cooperar que a competir.

En cada época

Nuestra filosofía

Bosqum representa lo que creo que nunca hubiesen debido olvidar las empresas o los empresarios, que por encima de los beneficios está el bien común, el no perjudicar nuestro propia supervivencia por fabricar productos, el intentar ser lo más limpios posible.

Todo se reduce a tomar una decisión y es: ¿Quiero seguir ensuciando  o empezar a limpiar?, ¿Compro a empresas que contaminan o a empresas limpias?. Con mi dinero ¿quiero comprar cosas fabricadas aquí­, con mano de obra ubicada aquí­, con materiales de aquí­, que pagan sus impuestos aquí, que repercuten beneficiosamente aquí­ o comprar cosas de otros paí­ses fabricadas sin tener en cuenta los derechos laborales de sus trabajadores, sin preocuparse por fabricar de una manera menos sucia y más ecológica y que  perjudica a todos?, esa es la pregunta.

Nuestra empresa es economí­a creativa, creada por personas capaces de generar proyectos que ilusionan, emocionan y contagian.

En definitiva Bosqum es la primera empresa de una nueva industria, la de la Regeneración Ecológica Directa, que esperamos crezca exponencialmente en los próximos años.

Lo mejor, nuestro trabajo

Tenemos la suerte de haber inventado uno de los mejores trabajos que puedas imaginar. Ya que tení­amos que empezar de nuevo, que mejor que hacerlo basándonos en alguna cosa que de verdad mereciese la pena, en algo que mejorase aunque solo sea un poco, nuestro mundo, algo de lo de nos pudiéramos sentir orgullosos y que sirviese para algo, que se notase.

Imagina un trabajo en el que estás en bosques a diario, ayudando a recuperarlos y a mantenerlos, con personas  apasionadas en su labor que saben muchísimo sobre los árboles y las montañas, que les gusta tanto como a tí la naturaleza, imagina que además generas puestos de trabajo para personas con minusválidas físicas o psí­quicas y que en muchos casos les proporcionas la primera oportunidad de incorporación su vida laboral.

Imagina además que pudieras generar oportunidades a otros emprendedores, que tengan cualquier idea que sea útil para nuestro medio ambiente y que con tu experiencia y tu ilusión les pudieras ayudar a realizar ese sueño.

Y por último, imagina que puedes ir a colegios de niños de primaria y enseñarles la verdadera importancia de plantar un árbol, la necesidad de recuperar nuestro medio ambiente y de luchar contra el cambio climático. Plantar en los corazones de los niños para que crezca con ellos el cuidado de nuestro entorno y que para ellos sea inimaginable en pocos años consumir algo que no sea cuidadoso con nuestro planeta.

Lo dicho, lo mejor, nuestro trabajo.