El Desastre

Cuando sucede un incendio forestal, perdemos muchas cosas, entre ellas millones de árboles. La cuenca mediterránea pierde cada año entre 700.000 y un millón de hectáreas de bosque a causa de los incendios forestales.

 

 

La Limpieza

Para que empiece la recuperación de un bosque devastado, lo primero es limpiarlo. Hay árboles que se queman completamente pero también hay muchos que se queman parcialmente, estos los recuperamos para darles una segunda utilidad

 

El Vivero

Para dar una segunda utilidad a la madera recuperada, la limpiamos hasta llegar a la madera limpia, a la que no le llegó las llamas, por lo que es madera sana y tiene su color original. La limpiamos y la tratamos hasta que conseguimos fabricar un vivero donde ponemos tierra y plantamos semillas de árboles.

El Regalo

Este vivero es una pequeña y maravillosa obra de arte diseñada para regalar o regalarse, para que quien lo reciba sienta que ha recibido un gran presente que ayuda de manera directa a un mejor futuro. 

El Crecimiento

Las semillas plantadas en este vivero irán creciendo en casa de la propiedad mientras se le riegue y se le cuide hasta que tenga tamaño de replantación, aproximadamente de 3 a 4 años.

 

Plantar o Enviar

Una vez pasados de 3 a 4 años, cuando tiene tamaño de replantación, lo puedes plantar en algún jardí­n o terraza de casa, pero si no tienes sitio y quieres, nos lo puedes enviar a nosotros que lo replantaremos en un bosque que haya sido arrasado por las llamas.

Recuperación de los Bosques

Con los árboles que nos cedáis, organizamos replantaciones en diversas zonas de bosques para ayudar no solo a la recuperación de los mismos sino a que vuelvan los animales de la zona.

Y si nos quieres ayudar

Cuando organicemos replantaciones de árboles podrás, si quieres, ayudarnos y por supuesto participar de manera gratuita en nuestros cursos de replantado.

¡Estamos encantados de contar contigo!

Nos encanta que cada vez más personas utilicen Bosqum para luchar contra el cambio climático. Estamos demostrando que estamos más preparados para cooperar que para competir.